Raíces de la moda: La historia del huipil mexicano

El huipil, del náhuatl ‘huipilli’, es un tipo de camisa o vestido típico de los indígenas mexicanos y centroamericanos bordado generalmente con motivos florales y geométricos. Así quedó impreso en documentos del Archivo General de Indias de Sevilla, donde se describen pueblos mexicanos correspondientes a distintas áreas geográficas del territorio que en el siglo XVI comprendía el virreinato de la Nueva España. 

En uno de estos documentos se menciona el huipil al hablar del vestido de las mujeres indígenas, que ‘andan bestidas de camisas de la tierra que en su lengua llaman huipiles’. Para poder describir los descubrimientos realizados en estos viajes a las autoridades que financiaban sus excursiones con precisión, los europeos mezclaban términos de las lenguas indígenas con su discurso, introduciendo nuevas palabras al español. ‘En el ejemplo anterior el término huipil queda relegado ante la voz patrimonial camisa, que va seguida por la marca geográfica ‘de la tierra’ para diferenciar esta prenda de la que era propia del atuendo español’, así lo explican Antonio Pedrote Romero y Eva Bravo-García en su artículo, ‘La designación de la indumentaria en las relaciones geográficas mexicanas a través del léxico náhuatl’, publicado en la Revista Española de Antropología Americana publicada en 2018.

El huipil cuenta la historia de México

Había un dicho en tiempos de la conquista: indio vestido, indio conquistado. En muchas partes de América Latina esa conquista no se dio, permitiendo que se mantuviera dentro del lienzo que es la tela del vestido indígena, su cultura impresa. O bordada. Según Marcella Echavarría, consultora de branding y storytelling de marcas que quieren trabajar con comunidades indígenas, en el Huipil hay una serie de códigos y textos que cuentan la historia de México 

‘Los textiles han servido como texto de expresión antes de la escritura, hay muchos niveles de comunicación en el textil', explica Echavarría a Vogue. ‘Hay unos [textiles] que mantienen esos códigos encriptados, muy geométricos, con brocados, brocados de sombra, bordados. Pero hay unos que han adoptado temas de la vestimenta europea en el huipil, como rosas, que no eran típicas de tiempos precolombinos, creando un sincretismo cultural (…) Ésta no es una prenda estática’. 

Mujer en huipil rosa mexicano y pantalones verde esmeralda

El huipil es considerado un regalo de las diosas

Huipil es un nombre genérico, derivado, como ya establecimos antes,del náhuatl ‘huipilli’, porque quienes acompañan a los españoles en la conquista son los tlaxcaltecas y ellos hablaban esta lengua, pero en México hay más de 60 grupos de idiomas y 300 variaciones dentro de esos idiomas, y donde todavía sobrevive el huipil, porque se ha perdido en muchos lados, cada grupo étnico le da un nombre en su propio idioma, continúa explicando Turok, ‘en Yucatán le dicen ‘hipil’, por ejemplo, entonces hay que entender que detrás del nombre ‘huipil’ hay decenas de nombres locales’

.La gran paradoja de los huipiles, y muchos trabajos artesanales indígenas para dar vida a ésta y otras prendas típicas como el reboso por ejemplo, cuando quieren ser producidos y vendidos por grandes marcas como partes de sus colecciones, tanto nacionales como internacionales, es que el esquema del trabajo artesanal no puede ser como el de una maquila, este está conectado con la tierra. Echavarría explica que este es un trabajo orgánico y los tiempos de producción son diferentes. ‘Es muy difícil para estas empresas que trabajan con ‘drops’ adaptarse a esos tiempos’. Lo que explica por qué grandes marcas toman inspiración del trabajo artesanal indígena, pero rara vez se asocian con las comunidades manteniendo vivas sus tradiciones.

vogue.com

Dejar un comentario